Noticias

De vuelta con el Canon
07/07/2017 - Consuelo Álvarez Pastor

La Directiva 2001/29/CE determinó la introducción de ciertos límites a los derechos de la propiedad intelectual, entre otros, al derecho patrimonial de reproducción, que permite a su titular autorizar o prohibir la producción de copias de su obra. En este sentido, se estableció un límite según el cual las personas físicas podían realizar copias de una obra ya divulgada, siempre que fuera para su exclusivo uso privado, y no tuviera intenciones comerciales.

A cambio, la Directiva europea introdujo la obligación de los Estados Miembros de garantizar una compensación a los titulares de los derechos de autor. Así, los legisladores de los estados miembros debieron establecer medidas a nivel nacional para responder a esta obligación.

Bajo estas circunstancias, en el año 2008 el legislador español estableció el canon digital hasta que en el año 2011 fue anulado por la Audiencia Nacional. A partir del 2012 se estableció una medida que compensaba a los autores con los Fondos Generales del Estado, medida que fue declarada contraria al Derecho de la Unión Europea el pasado 9 de junio de 2016. Finalmente, tras la controversia que ha supuesto el cumplimiento de esta obligación, se ha vuelto a establecer el canon digital mediante la aprobación del Gobierno, mediante el Real Decreto-ley 12/2017.

Se puede confirmar: el canon digital ha vuelto. Adaptándose de este modo al método establecido en la mayoría de países de la Unión Europea. El nuevo modelo aprobado el 3 de julio por el Gobierno, sustituirá al modelo actual financiado mediante los presupuestos Generales del Estado por un modelo basado en el pago de un importe a cargo de los fabricantes, distribuidores de equipos, aparatos y soporte de reproducción, fabricados en territorio español o en el extranjero para su distribución o uso en España. Así, las tasas van desde los 21 céntimos de euro para una DVD virgen o los 24 céntimos para un USB hasta los 1,10 euros por smartphone o los 3,15 por tableta.

Leer más en: Computerworld

Para más información, por favor contacte con Consuelo Álvarez