El trabajador no pierde su derecho a vacaciones anuales retribuidas que no haya podido ejercitar por causa de enfermedad y, si se extingue su contrato de trabajo, deberá obtener compensación económica por las no disfrutadas

02-02-2009

El Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (en adelante TJCEI) fija en su reciente Sentencia de 20 de enero de 2009 (asuntos acumulados C-350/06 y C-520/06), una revolucionaria doctrina sobre el derecho a las vacaciones anuales retribuidas, en interpretación del artículo 7, apartado 1 de la Directiva 2003/88 en materia de ordenación del tiempo de trabajo.

Según el TJCE el derecho a vacaciones anuales retribuidas debe considerarse un principio del Derecho Social comunitario que reviste especial importancia y se reconoce a todo trabajador, con independencia de su estado de salud.

Asimismo afirma que el derecho a vacaciones anuales retribuidas no se extingue al finalizar el período de devengo de las vacaciones anuales y/o el período de prorroga fijado por el Derecho nacional de los Estados miembros, cuando el trabajador se haya encontrado en situación de baja por enfermedad durante la totalidad o parte del peróido de devengo y no haya tenido efectivamente la posibilidad de ejercitar este derecho que la Directiva 2033/88 le reconoce.

Por otro lado, una vez finalizada la relación laboral ya no resultará posible disfrutar de modo efectivo las vacaciones anuales retribuidas y a fin de evitar que, como consecuencia de esta imposibilidad, el trabajador quede privado de todo disfrute del mencionado derecho, el trabajador tendrá derecho a una compensación económica. El TJCE recuerda que para calcular esa compensación económica, el trabajador deberá percibir la retribución ordinaria que le correspondería por dicho período de descanso.

A modo de resumen, a la vista de esta Sentencia, si un trabajador ha estado de baja por enfermedad durante la totalidad o parte del período de devengo de las vacaciones anuales y/o del periódo de prórroga, tendrá derecho a disfrutarlas en otro período y, si no es posible, porque la relación se ha extinguido, entonces se le deberán abonar esas vacaciones no disfrutadas.

Para más información póngase en contacto con Ana Gómez Hernández: agomez@mmmm.es